29 de octubre de 2008

La comunicación y la política persuasiva

A fines de los años 60 se originó una corriente comunicacional muy importante dentro del ambiente político. Las constantes guerras y conflictos mundiales, y el apogeo de los medios de comunicación masiva (prensa, radio, cine y TV) como sistemas informativos y de entretenimiento, provocaron que se estableciera un nuevo paradigma que cambiaría el establishment político y social que hasta ese entonces funcionaba con normalidad.

Investigadores de la Mass Comunication Research como Mattelart, Lasswell, Lazarsfeld, McQuail, Habermas; entre otros, jugaron un papel importante dentro del ambiente de la teoría de la comunicación y el surgimiento de la opinión pública. Desde ese entonces no hay campaña política que no sea pensada desde una concepción mediática-comunicativa. Los medios de comunicación, no cabe duda, se han convertido en una fuerza persuasiva muy importante para la gobernabilidad y la ejecución de la política.

Aún no se define bien si la comunicación política se encuentra dentro de la rama de la teoría política o dentro de las teorías comunicacionales; pero que lo que si está demostrado es que aquella fusión trae consigo un sin fin de debates académicos y dentro de la idiosincrasia mundial.

Ya comentaremos con mayor profundidad sobre la teoría de la Comunicación política.

A continuación les dejo un artículo muy interesante de Freakonomics para el diario Gestión de Perú, sobre las elecciones de EEUU y el desempeño de la prensa.



---------------------------------

Gestión (29-10-2008) Pág. 13

Sobre Obama, McCain, la prensa, el dinero y la campaña electoral

POR STEPHEN J. DUBNER
¿La cantidad de dinero gastada por los candidatos puede determinar los resultados de la elección? ¿Es acertada la apuesta del aspirante demócrata de usar los medios de comunicación para hacer llegar su mensaje? Aquí algunas respuestas.
A medida que la campaña de Obama continúa reuniendo millones de dólares, una cosa se está volviendo clara: si gana las elecciones, muchas personas seguramente atribuirán al dinero una significativa parte de su victoria. Pero, ¿deberían hacerlo?
Ya nos ocupamos de este tema en "Freakonomics". Nuestro razonamiento estuvo basado en una investigación de Steve Levitt. Levitt analizaba comicios legislativos en las cuales dos rivales competían entre sí más de una vez. He aquí sus conclusiones:
Si el candidato A gana por 20 puntos y supera en gastos al candidato B en un 50 por ciento, sería natural asumir que el dinero causó la diferencia. Pero, ¿es realmente así? Es difícil separar el atractivo natural de un candidato del atractivo creado por el gasto del dinero en publicidad y en otros tópicos. Por lo tanto, Levitt intentó aislar el impacto del dinero.
He aquí lo que dijo: "La cantidad de dinero gastada por los candidatos es casi irrelevante. Un candidato ganador puede reducir sus gastos a la mitad y perder solamente un uno por ciento del voto. Entre tanto, un candidato perdedor que duplica sus gastos puede modificar el voto a su favor en apenas un uno por ciento".
Por lo tanto, lo que realmente importa en un candidato político es lo que es, no lo que gasta.
En otras palabras: los mejores candidatos recaudan un montón de dinero porque son muy atractivos. Basta recordar esto: hace cerca de un año, Mitt Romney tenía dinero para arrojar al techo. En cambio, el senador John McCain estaba al borde de la quiebra en materia de recaudación de dinero. Si el dinero es tan esencial en las campañas electorales ¿cómo es que McCain obtuvo la nominación republicana?
Medios de comunicación
También es interesante advertir que Obama está usando los medios de comunicación para hacer llegar su mensaje. En cambio, parte de la campaña de McCain es que los medios de comunicación trabajan para el enemigo.
Y esa actitud contra los medios de comunicación funciona en la campaña. Basta ver esta información del 7 de octubre en The Washington Post sobre un reciente evento de la campaña de Palin:
"Los rutinarios ataques de Palin a los medios de comunicación son cada vez más feroces. En Clearwater, los reporteros que estaban llegando al sitio fueron recibidos con gritos e improperios por una multitud de 3,000 personas. Palin luego culpó de su poco afortunada entrevista con Katie Couric a los medios de comunicación de masas".
Entonces, ¿cual es la manera acertada de pensar sobre la relación entre el dinero, los medios de comunicación y los resultados de una campaña? ¿Es inteligente que Obama gaste tanto en los medios de comunicación? ¿Es inteligente que McCain arriesge el ostracismo de los medios de comunicación? ¿No sería mejor que todo este dinero y energía se gastaran en alguna otra cosa?
Montesinos
En relación a eso, resulta interesante recordar un extraño incidente del pasado no tan distante de Perú. Hace unos años, los economistas John McMillan y Pablo Zoido escribieron un fascinante artículo sobre Vladimiro Montesinos, que manejaba el servicio secreto durante la presidencia de Alberto Fujimori.
Montesinos solía sobornar a cualquiera que pudiera ayudar a mantener en el poder a Fujimori. También registraba los sobornos en videograbaciones. Finalmente, Montesinos fue echado, y McMillan y Zoido pudieron analizar los datos de los sobornos.
¿A quién pagaba más Montesinos? Aquí está la respuesta, tal como la resumió Richard Morin en The Washington Post: "El pago a un canal de televisión era cuatro veces más grande que el total de los sobornos a la oposición política, descubrieron (los economistas)". Los medios de comunicación eran los medios favoritos de soborno, según Morin.
Por lo tanto, si Obama está despilfarrando millones de dólares, al menos parece estar haciéndolo en la dirección correcta. Respecto a McCain: bueno, no es demasiado tarde para comenzar a enviar algo a sus amigos en los medios de comunicación.

¿Cuándo es correcto votar por razones de raza?
El New York Times publicó en fecha reciente una serie de artículos sobre el rol que la raza está jugando en las elecciones presidenciales de EE.UU.. Entre los artículos figura uno escrito por Adam Nagourney:
"Saul Anuzis, del Partido Republicano en Michigan, dijo que algunos potenciales votantes sugerían que no deberían votar por Obama porque es negro. ‘Honestamente ignoramos cómo puede influir este tópico"’ en las elecciones, dijo Anuzis.
Pero el representante Artur Davis, un negro, y demócrata de Alabama, sostuvo que la raza ya no es más una barrera insalvable para llegar a la Casa Blanca, tal como lo fue previamente.’"Hay un grupo de votantes que no sufragarán por personas de otra raza’, señaló Davis. ‘Pero creo que su cantidad es más baja actualmente de lo que lo ha sido en cualquier otro momento de nuestra historia"’.
Lo que para mí es más interesante, y no suele mencionarse, es que el "grupo de votantes que no sufragarán por personas de otra raza" puede describir mejor a los votantes negros que a los votantes blancos.
Concedido, los votantes negros no suelen tener la posibilidad de votar por un candidato negro. Pero es bueno analizar lo ocurrido en las primarias demócratas. Entre los potenciales votantes negros, el senador Obama obtuvo victorias desproporcionadas contra la senadora Hillary Clinton en casi todos los estados.
NYT Syndicate

No hay comentarios: