17 de octubre de 2008

Libertad de prensa y difamación

Como a todos los peruanos, desde ayer soy bombardeado por una inmensa cantidad de información sobre el caso de Magaly Medina y su encarcelamiento en el Centro Penitenciario de Mujeres de Chorrillos. Para quienes no concen a Magaly Medina (aunque dudo no lo sepan), ella es una periodista de espectáculo muy famosa y con más éxito televisivo en el país. Se caracteriza por sacar a la luz información que destapa la vida íntima y pública de los personajes de la farándula peruana y del fútbol peruano. Si bien Magaly ha cometido innumerables excesos que le han costado muchas reparaciones civiles, poco a poco ha aprendido a ser más cuidadosa con la información que difunde.

No estoy aquí para discutir si el periodismo de espectáculo es bueno o malo. Particularmente no leo mucha prensa de espectáculo, pero no me siento mal si lo leo y creo que es infructuoso en esta época ponerme a filosofar sobre esto. Mi interés aquí es demostrar cuánta información chabacana viene deambulando sobre este caso en la prensa nacional y en la opinión pública.

Bueno pues, lo que sucede es que Magaly Medina fue denunciada por el futbolista peruano Paolo Guerrero que hoy actúa en el Hamburgo de Alemania, por el delito de difamación, injuria y calumnia. La periodista denunció a través de su revista y de su programa de TV que el futbolista había ( ojo, no habría ) cometido un acto indisciplinario al permanecer en la calle hasta altas horas de la madrugada, justamente un día antes de un encuentro de fútbol importante para la clasificación de Perú al mundial del 2010.
La historia del encuentro de fútbol fue 1-1 y Paolo Guerrero fue sacado del encuentro ya que misteriosamente se encontraba mal de salud (estómago flojo). Continuando con el caso, el futbolista -al enterarse de esta denuncia periodística- tomó acciones judiciales contra Magaly pues aseveró que estuvo en la calle pero no hasta altas horas de la noche, asismismo contaba con permiso del encargado de la selección de fútbol. Ante esto presentó un boucher donde señala la hora y el lugar donde estuvo, asismismo, la FPF envió un comunicado donde avala lo dicho por el futbolista.

El problema para Magaly fue que se equivocó. Así es señores, Magaly cometió un error sustancialmente imperdonable para un periodista. Si bien es cierto que los periodistas de investigación están expuestos a denuncias y todo tipo de acosos, lo hecho por Magaly es sin duda el mejor ejemplo de su altanería y de la insignificancia que le da a los procesos judiciales en su contra.

En primer lugar, el periodismo dificilmente encuentra una verdad científica ya que la inmediatez no se lo permite. En todo caso nosotros buscamos la veracidad periodística, es por eso que se nos permite la utilización de los "condicionales" para afirmar un hecho. en todo caso, dependerá de la intención del periodista si desea continuar con el caso e investigar con mayor profundidad.
En el caso de Magaly, ella afirmó contundentemente lo que difundió y propaló. Si ella hubiera utilizado el condiconal creánme que yo tambiñen le hubiese defendido a raja tabla, pero no ha sido así. La Constitución Peruana, esa que algunos dicen que es neoliberal y que muchos violamos continuamente, afirma que nadie puede difamar a una persona y manchar su honor y su buena reputación. Asimismo, nadie es culpable hasta que no se compruebe lo contrario.

Magaly no probó nada. Yo no sé si Guerrero es un mentiroso y verdaderamente cometió un acto indisciplinario, pero si sé que lo que dijo Magaly es falso, por la sencilla razón que no está comprobado. Magaly no tiene documentos probatorios, sólo tiene testigos NO PRESENCIALES del hecho. Es verdad que sólo Dios sabe la verdad, pero en un Estado de Derecho la constutición se respeta.

Me da lástima escuchar a colegas afirmar que no es común que metan a la cárcel a una persona por estos temas. Bueno, es verdad, muchas personas no denuncian la difamación de su honor por el simple hecho de no hacerse más líos y por flojera, sin embargo, está en nuestra Constitución y es un derecho, y el hecho queuno no lo haga, el otro no tiene porque no hacerlo.

Es verdad que causa extrañeza que Ney Guerrero sea encarcelado, hasta donde yo sé, él sólo es el productor de TV del programa mas no tiene responsabilidad informativa como Magaly y su equipo. También me causa rareza que Magaly sea encarcelada 5 meses, cuando la Constitución señala que una persona sólo puede cumplir la pena privativa de la libertad cuando dicha pena es mayor a 4 años. Eso si hay que investigar.

No hay comentarios: