3 de febrero de 2010

EL LENGUAJE DE LOS MEDIOS SEGÚN CHOMSKY ¿LO SEGUIMOS LEYENDO?



La semana pasada empecé el curso "Para entender el lenguaje de los medios", así que lo que haré a continuación será contarles un poco de las cosas que estamos tratando.

En mis años de universitario, una de las lecturas que más me interesó fue "Cómo nos venden la moto", de Noam Chomsky e Ignacio Ramonet. Me parecía interesante porque era uno de los primeros libros radicales y críticos sobre los medios de comunicación. Era interesante leer a un "genio" como Chomsky rajar tanto del gobierno de su país y cómo el consenso de las élites y los medios de comunicación pueden capturar y manipular la atención del "rebaño desconcertado". Con el tiempo, y con mis lecturas de teoría de la comunicación, me fui dando cuenta que este plantemiento -y muchos otros libros- cae en sesgos muy graves y en generalidades que un comunicólogo no debiera arrastrar.

Me he ganado muchas críticas por mi atrevimiento a criticar a un genio como Chomsky, sin embargo, y lo recalco, lo más interesante de la ciencia es la crítica y la antitesis. Si bien sostengo que muchos de los libros de Chomsky -sobre la propaganda y manipulación- caen en el sesgo radical del autor y no toma en cuenta conceptos como las Medicaciones, los Análisis de Recepción, la Sociología Fenomenológica, y el Análsis del Discurso; si creo que son textos abiertos que crean muchas preguntas por investigar. Chomsky es radical y amigo de Fidel Castro y de Hugo Chávez, pero tampoco se puede negar que las cosas que dice se acercan a la veracidad de los hechos.

Creo que muchas veces, su corazoncito ideológico anti-imperialista le impide un análisis más comunicológico (hay que tener presente que los estudios de Chomsky no son considerados dentro de los media-studies). Y por eso se ha ganado muchas críticas y alabanzas, dependiendo de la persona y el sesgo con que se lean sus libros políticos.

Acabo de leer una entrevista muy interesante que le hacen a Chomsky y a Edward S. Herman. sobre su libro "Manufacturing Consent". La entrevista es muy buena, y el entrevistador no tiene reparos para preguntarle si la teoría que aplican está desfasada y sesgada. Asimismo, le preguntan sobre el ¿por qué no son considerados dentro del media-studies? y ¿por qué no critican la manipulación de la izquierda ideológica? Al final, Chomsky y Herman mueren en su ley, y mantienen su posición del consenso entre el Estado, las élites de poder y los medios de comunicación.

Siempre lo digo, hay que leer a todos, para bien o para mal.

No hay comentarios: